Omitir menú de navegación superior

Informes de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Informes de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Informes de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía
Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ. Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ. Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ Busca una compañía

Configuración de ayuda

Compañía En este momento, no estás brindando asistencia a una compañía en SWABIZ. Busca una compañía

Taking the Kids™

Guía para vuelos

¡Uf! Llevó menos tiempo del que esperabas completar los trámites de seguridad, pero ahora debes entretener a los niños tanto en el aeropuerto como en el avión. No te preocupes, siempre y cuando lleves contigo una mochila bien equipada. Necesitas lo siguiente:

  • Lápiz y papel para que tú y los niños puedan entretenerse con juegos de palabras o divertidos dibujos. Lleva un bloc de notas estilo Post-It® o un rollo de cinta adhesiva protectora para que puedan hacer diseños simples donde sea que estén sentados.
  • Marcadores y un libro para colorear, los cuales son siempre buenas opciones para los niños más pequeños. Crayola® te ofrece incluso Color Wonder, una pintura para dedos que se transforma de un color único a variedades de rojo, azul, verde, amarillo, anaranjado y violeta. Viene con un libro especial para colorear.
  • Mapa del país o del destino de modo que los niños puedan comprender la distancia que viajarán. Prueba con el mapa de Estados Unidos para niños de Rand McNally.
  • Mazo de cartas para que puedas enseñarle a tu pandilla tu juego favorito y ellos puedan enseñarte el de ellos.
  • Postales con estampillas para que puedan escribir una para ellos o para su perro mientras estén en el avión. Si envían tarjetas a casa contando todas las aventuras de su viaje, tendrán un diario de viaje esperándolos cuando lleguen a casa.
  • Baterías de duración extralarga como Duracell® o Energizer® para que sus juegos electrónicos no se apaguen en medio del vuelo.
  • Tiritas Band Aids® porque siempre necesitan una cuando no tienes ninguna. Lleva algunas coloridas. Cuando se aburran, pueden jugar al hospital con sus muñecas y animales de peluche.
  • Botellas de agua como aquellas duraderas de Nalgene® que vienen en diversos colores. Se convierten en recuerdos cuando los niños colocan pegatinas en ellas de todos los lugares que han visitado.
  • Un libro para los niños que describa el lugar de destino del viaje. Pide sugerencias al bibliotecario infantil de tu ciudad.
  • Refrigerios saludables como frutas, frutos secos, pretzels o barras de cereales. Lleva sándwiches preparados en casa para evitar las tiendas costosas de los aeropuertos.
  • Un regalo sorpresa para sacar cuando lleguen a la puerta o aborden el avión. Trae un libro nuevo para tu hijo de edad preescolar, un muñeco coleccionable para tu hijo de seis años, un juego electrónico para tu hijo en la escuela secundaria y una tarjeta de regalo iTunes para tu hijo adolescente. En el viaje de regreso a casa, entrégales ese recuerdo extra que les dijiste que no les comprarías. Estarán muy ocupados como para pensar cuánto durará el vuelo.

De: Eileen Ogintz

 

 

Cuando los niños viajan solos

Todos los años, aproximadamente 30,000 niños viajan sin sus padres en Southwest. Es una situación frecuente en cualquier aerolínea. Muchos son viajeros frecuentes que deben viajar entre ciudades y padres de manera habitual. Otros vuelan para visitar parientes o amigos, o bien para ir a la escuela o de campamento. A continuación les brindamos a los padres cierta información que deberían conocer para transformar el vuelo en una divertida aventura en lugar de un calvario:

  • Permanece calmada porque si estás nerviosa, los niños también estarán nerviosos. Si estás entusiasmada, los niños también estarán entusiasmados. Diles lo orgullosa que estás de ellos. Tranquilízalos y diles que estarán bien cuidados hasta que se reúnan con papá o la abuela en la puerta.
  • Si es la primera vez que viajan solos, explícales cómo funciona el sistema, desde el agente en el área de puertas que los acompañará a bordo, hasta un Empleado de Southwest que se quedará con ellos hasta que se reúnan con quien corresponda. Recuérdales que deben hablar cuando tengan algún problema.
  • Coloca una tarjeta en sus mochilas con la información de su vuelo, además de números de teléfono a los que pueden llamarte a ti y a aquellas personas con las que se reunirán. Incluye un número de emergencia adicional para un amigo o pariente.
  • Sorpréndelos con un nuevo juguete, juego o libro con el fin de mantenerlos entretenidos durante el vuelo. Puedes considerar los juegos de viaje de Hasbro que se pueden jugar a solas. Tengan seis o 16 años, asegúrate de que tengan lo suficiente en su mochila para entretenerse. Las Auxiliares de Vuelo no tendrán tiempo para jugar con ellos. Escribe una nota diciéndoles cuánto los amas.
  • Evita los ataques de hambre empacando su sándwich y refrigerio favoritos. No olvides incluir una o dos golosinas y algunas gomas de mascar para que mastiquen cuando el avión despegue y aterrice para de aliviar la presión en sus oídos.
  • Practica el juego "Y si..." para que estén preparados en caso de que mamá no esté allí para recibirlos, el vuelo se desvíe o se sientan descompuestos. Si son muy pequeños, dales un teléfono celular para mantenerse comunicados durante el viaje. Simplemente asegúrate de recordarles que lo apaguen durante el vuelo.
  • Coloca una sudadera o un suéter de lana en su mochila junto con una camiseta adicional por si los necesitan.
  • Dales un gran abrazo aunque se sientan avergonzados.
  • Quédate en el aeropuerto hasta que sepas que el vuelo ha despegado.

De: Eileen Ogintz

 

Cuando viajas con un bebé

Estás segura de que olvidaste algo pero sientes una carga tal como si llevaras toda la habitación del bebé dentro de tu bolso de mano. Bienvenida a la experiencia de volar con un bebé. Ayuda que el bebé esté feliz cuando viajas. Trata de reservar vuelos que no alteren demasiado sus horarios de sueño. Aliméntalos antes de subir al avión. A continuación encontrarás cierta información que necesitas para mantener feliz y seguro tu bebé a bordo:

  • Un asiento para el bebé. Sí, pueden viajar libres sobre tu regazo hasta que cumplen los dos años pero la Administración Federal de Aviación (FAA) recomienda enfáticamente que todos los niños que vuelen, independientemente de su edad, utilicen la sujeción adecuada en base a su tamaño y peso. Los niños que utilizan sistemas de sujeción aprobados están mucho más seguros en caso de turbulencia o de un accidente. La organización American Academy of Pediatrics está de acuerdo. Un bebé estará mucho más cómodo en un asiento que le resulte familiar. Tú también estarás más cómoda. Si pesan menos de 20 libras, deberían usar un asiento orientado hacia atrás; de 20 a 40 libras en un sistema de sujeción para niños orientado hacia adelante. Los niños que pesen más de 40 libras pueden usar de manera segura el cinturón de seguridad de una aeronave. Leer más recomendaciones de FAA.
  • Tarifas para bebés. Southwest fue la primera aerolínea en ofrecer una tarifa que brindara a los padres una alternativa de bajo costo para viajar con un niño en el regazo. Las tarifas para bebés asequibles de Southwest se encuentran disponibles para niños de menos de 2 años que ocupen un asiento (con un sistema de sujeción para niños aprobado por FAA) y que estén acompañados por un Cliente de 12 años o más. Las tarifas para bebés se ofrecen en todos los vuelos de Southwest. Recuerda presentar un comprobante de la edad del bebé durante el check-in.
  • Más ropa, comida, pañales y toallitas de las que crees que necesitarás. Recuerda, no podrás conseguir pañales o fórmula infantil a bordo. Prepárate y lleva una camiseta extra para ti también Cheerios o Goldfish pueden resultar actividades útiles, además de refrigerios. Deja que el bebé se entretenga colocándolos y sacándolos de un recipiente de plástico pequeño.
  • Un álbum de fotos para que pueda mirarse a sí mismo. A los bebés les encanta mirar bebés. Si van a visitar parientes o amigos, incluye algunas fotos de las personas que verá para que las caras le resulten más familiares al bebé cuando lleguen.
  • Cosas para jugar. Los espejos de bebés, los vasos para apilar y las llaves son siempre buenas opciones.
  • Bolsas Ziplock para pañales y ropa sucia. Guarda un paño húmedo en otra bolsa Ziploc para limpiar caras y manos sucias.
  • Una revista por las dudas que el bebé se duerma. Caso contrario, se divertirá mucho rompiéndola.

De: Eileen Ogintz

 

 

Consejos de vacaciones para padres solteros

Arthur Friedman puede ser un respetado asesor con un doctorado, pero después de su divorcio, este papá de Massachusetts se encontró saltando de cama en cama de hotel con sus hijos.

"Cuando se trata de dos adultos que viajan con los hijos, los niños son como el equipaje", bromea Friedman. "Cuando solo se trata de mi y los niños, somos un equipo y es más divertido".

La clave para vacaciones exitosas para los padres que viajan solos con sus hijos: deja que los niños decidan dónde ir y qué hacer al llegar al destino. También déjalos tomar ciertas decisiones.

"Sentimos gran satisfacción cuando llegamos al destino", afirma Friedman, quien confía en su hijo de escuela secundaria para leer mapas e indicarle el camino. "Todos los padres deberían viajar solos con sus hijos. Es una oportunidad única".

Para tener en cuenta:

  • No es necesario ceder ante algo que derribará tu presupuesto durante los próximos seis meses. Puedes divertirte a lo grande acampando o alojándote en un motel económico con una piscina cubierta.
  • Está bien no hacer nada. Lo que vale es el tiempo que comparten juntos, no tener que hacer algo a cada minuto.
  • Comparte el tiempo con otros padres y niños. Te quitará un poco de presión a la hora de entretener a los niños las 24 horas de los 7 días de la semana y te ayudará la compañía de adultos.
  • Especialmente si no has visto a los niños por un buen tiempo, habla con ellos sobre el lugar donde desean viajar y lo que desean hacer antes de desembolsar algún depósito considerable.
  • Permite que los niños llamen o envíen un email a su padre o madre cuantas veces quieran. Evita que extrañen su casa o que se sientan culpables por pasar un buen momento.

Siete millones de niños de menos de 18 años son hijos de parejas divorciadas, según la Oficina del Censo de EE.UU. Muchos de los niños que viven con sus mamás pronto se irán de vacaciones con su papá. Esos momentos pueden fortalecer las relaciones entre padres e hijos, coinciden los papás y los expertos, pero también permiten resolver una crisis más fácilmente.

"Tale conversaciones importantes no se presentan justo cuando deseas que lo hagan", comenta un papá recientemente divorciado. "Relajarse juntos en algún lugar donde se diviertan, ayuda".

De: Eileen Ogintz

 

Cómo descansar en las vacaciones familiares

El clima tropical es perfecto, el atardecer se ve espectacular desde el balcón del hotel. Brindan con copas y...

El bebé comienza a llorar. Antes de poder calmar al bebé, tu hijo de 5 años está lloriqueando porque tiene hambre. Demasiado romance en vacaciones familiares. Dejan las copas de vino y se miran frustrados como diciendo "gastamos tanto dinero para esto".

Con tres hijos, conozco esa mirada demasiado bien. Nadie dijo que aplicar un toque de romance en las vacaciones con los niños sería sencillo. Es especialmente difícil cuando son pequeños, pero la buena noticia es que se puede lograr.

A continuación te explicamos cómo llevar a los niños y sumar un poco de romance en la ecuación de las vacaciones.

  • La solución de la niñera incorporada: invita a tu sobrina o sobrino preferido al viaje para que puedas realizar caminatas despreocupadas a la luz de la luna en la playa o cenar a la luz de las velas sabiendo que los niños se están divirtiendo tanto como ustedes. Elige un condominio en vez de un hotel y no solo tendrás suficiente espacio para los niños, una lavadora y secadora, quizá una cocina completa, sino que gastarás menos que en un hotel ya que puedes cocinar algunas de tus propias comidas.
  • Elige la opción con todo incluido: una gran cantidad de centros turísticos ofrecen cuidados para bebés y un programa organizado para niños pequeños, lo que garantiza que tú y tu media naranja puedan reservar un tiempito para ustedes.
  • Dirígete hacia las montañas: deja a tu bebé y niño pequeño en la guardería de montaña para realizar una caminata romántica o andar en bicicleta por las montañas. Muchos centros de esquí operan programas infantiles y guarderías tanto en el verano como en el invierno. Ahora bien, ¿dónde dejaste esas copas de vino?

De: Eileen Ogintz

 

Cómo empacar inteligentemente con los niños

La maleta era la más grande que yo haya visto. Ocupé tanto espacio en el maletero del minivan de alquiler que tuvimos que tomar un taxi para llevar la mayor parte del resto del equipaje al hotel. Intenta decirle a una adolescente que no debe empacar todo su armario. Esta joven modelo sin dudas consideró que era necesario; nunca me había sucedido tener que ofrecer consejos a la amiga de mi hija sobre lo que debería empacar, o cómo debería empacarlo, para el viaje de dos semanas con nuestra familia. Sin dudas aprendí mi lección.

Ahora le digo a quien sea que vaya lo que debe llevar y en qué tamaño de bolso. No solo quiero asegurarme de tener espacio en el maletero para las cosas de todos, sino que no quiero pagar por exceso de equipaje. No es divertido arrastrar maletas llenas de cosas que no necesitamos dentro y fuera de hoteles donde ya debemos ocupar habitaciones con poco espacio. NI mencionar que los niños siempre escuchan mis proclamaciones sobre el equipaje. ("¡Pero debo llevar tres pares de sandalias!")

¿Que pasó con aquellos días cuando nos arreglábamos durante semanas con lo que entraba en una mochila?

A continuación te presentamos algunos consejos útiles para ayudar a aliviar la carga (literalmente):

  • Un bolso para cada uno ayudará a mantener el grupo más organizado y a darle a los niños su propio espacio personal para viajar. No necesitas equipaje extravagante, aunque definitivamente necesitarás ruedas para que cada miembro de la familia (sí, hasta el que va a segundo grado) pueda llevar su propia maleta. Prueba un bolso de viaje económico con ruedas que se pueda marcar con un monograma en colores brillantes como anaranjado, dorado y rojo de modo que los niños puedan encontrarlo fácilmente en las cintas transportadoras de equipaje del aeropuerto. Los bolsos de viaje son una opción mejor que las maletas ya que se aplastan y no ocupan tanto espacio en el maletero si no están llenos. Guarda un bolso de viaje más pequeño y vacío (sin ruedas) en uno de los bolsos para traer recuerdos.
  • Empaca el equipo de playa y del bebé de manera separada en un bolso de modo que sepas exactamente dónde está cuando lo necesites y no estés revolviendo las maletas de todos buscando esa toalla playera o esa taza con tapa. Si viajas con un bebé o un niño pequeño, considera traer un juego de sábanas de cuna así como su cobija favorita y lámpara de noche para ayudarlos a sentirse más como en casa en un entorno nuevo. No olvides protector solar, sombreros y gafas de sol para todos.
  • Un botiquín bien equipado de primeros auxilios y medicamentos, completo con remedios recetados y no recetados para cualquier afección, desde quemaduras de sol, fiebre, picaduras de insectos y raspones. Consulta con tu pediatra lo que deberías incluir tanto para tus hijos como para ustedes. No olvides pinzas (para las astillas), un termómetro y el número de teléfono de tu pediatra. Lleva un minibotiquín de primeros auxilios en tu bolso o en el auto con vendas, crema con antibiótico, paracetamol y antiácidos. En nuestra familia, siempre tenemos medicamentos a mano para cinetosis también.
  • Regla de Ziploc® para padres y niños que viajan. Empaca la ropa interior en una bolsa plástica de Ziploc, los calcetines en otra y los trajes de baño en una tercera para cada niño. Algunos padres con niños más pequeños empacan incluso equipos completos en bolsas individuales. Yo siempre llevo algunas bolsas extra para ropa húmeda (y mugrienta).
  • Telas de secado rápido porque son mejores, sean camisetas, shorts o pantalones para los niños. Convence a tus hijos de dejar los jeans en casa a favor de telas más livianas (o de traer solamente un par). Empaca prendas de polar en vez de sudaderas de algodón ya que no solo son más livianas, sino que se secan más rápido cuando están húmedas. No olvides el equipo de lluvia y un par extra de zapatos o sandalias en caso de que alguno se moje.
  • Mezcla y combina colores de modo que todo lo que hay en la maleta combine con todo lo demás. Algunos viajeros astutos sé que optan por colores y diseños más oscuros para los niños (se nota menos la suciedad).
  • Deja que los niños ayuden a empacar para que no te culpen si se olvidan su camiseta favorita o su par de zapatillas preferido. Si tienen la edad suficiente, dales una lista de lo que necesitan y deja que hagan sus propias elecciones.
  • ¿Tienes todo? Vuelve a revisar los bolsos de los niños a fin de corroborar que no se olviden los zapatos de vestir que necesitan para la fiesta familiar y hayan guardado todos los muñecos coleccionables o muñecas en la caja de juguetes.
  • A menos que viajes a Siberia recuerda que puedes comprar más pañales, comida, camisetas, sandalias y todo aquellos que necesites en el viaje.

De: Eileen Ogintz

 

Llevar una niñera al salir de casa

Esta mamá de Chicago con dos niños pequeños sintió que había salido de la cárcel en sus últimas vacaciones; dormía hasta tarde y se relajaba en la playa. "Dormir hasta tarde por una semana entera es impagable", comentó, pero no habían dejado a su bebé ni al niño pequeño en casa. En vez de eso, llevaron a su niñera habitual con ellos a Florida por una semana y calcularon que el costo agregado de un boleto de avión y comidas valían la pena a cambio del tiempo de descanso y recreación y de la flexibilidad que ella y su marido tendrían, incluso para disfrutar tiempo con cada hijo. "Fueron las primeras vacaciones con los niños que disfrutaron como verdaderas vacaciones", afirmó. "No regresé agotada".

Planificar un tiempo sin los niños en un viaje familiar es un dilema que todos los padres enfrentan, sean sus hijos pequeños o adolescentes.

Las familias que viajan, desconfiadas de los proveedores desconocidos de cuidados para niños, prefieren la idea de invitar un par de manos extra para el viaje, ya sea una vecina adolescente o una prima, un cuñado soltero o un abuelo.

Otros se van de vacaciones con otra familia que tenga hijos de edades similares para poder intercambiar las tarea del cuidado de los niños. Algunos padres prefieren aquellos centros vacacionales que ofrezcan programas para niños, pero ni eso es garantía de que mamá y papá podrán tomarse un descanso. Los niños pueden ser muy grandes o muy pequeños o simplemente pueden mostrarse reacios a ir. Si sabes que necesitarás una niñera, comunícate con amigos, colegas y parientes en otras ciudades para reservar niñeras por anticipado en los lugares que visitarás. Prepárate para pagar una suma considerablemente superior que en casa.

Los hoteles por lo general recomendarán a los huéspedes agencias autorizadas, pero todo eso significa, explican los expertos, que los proveedores de cuidado infantil han alcanzado los requisitos estatales mínimos para operar un negocio. Aunque contrates un empleado de hotel, no es garantía de que dicha persona haya sido cuidadosamente controlada. No todos los Empleados requieren necesariamente revisiones de antecedentes penales, explican los ejecutivos de hoteles. Considera preguntarle si cuida niños al asesor de campamento de tu hijo, al instructor de esquí o al profesor de tenis.

Si eliges la opción de la agencia o contratas una niñera a través de un hotel, haz una serie de preguntas:

  • ¿La agencia está autorizada y regulada? ¿Hace cuánto tiempo que funciona?
  • ¿Se han revisado los antecedentes penales de la niñera?
  • ¿Cuánta experiencia en el cuidado de niños tiene la niñera?
  • ¿La niñera sabe técnicas de reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios?
  • ¿Puedes llamar y controlar las referencias de la niñera?
  • ¿Qué tipo de actividades realizaría la niñera con los niños? ¿Cómo manejaría una emergencia la niñera?

Y de la misma manera en que lo harías en casa, asegúrate de que pueda comunicarse contigo en todo momento.

¿Qué sucede cuando los niños insisten, como mis dos hijos mayores, con que ya no necesitan una niñera? Lo mejor es discutir todas las posibilidades antes de irte de viaje; lo que harían los niños en caso de incendio, en caso de que alguien golpee la puerta, en caso de que se sientan mal, etc. No hagas que las vacaciones sean la primera vez que están por su cuenta o que deben ser responsables de sus hermanos más pequeños.

Si tienes alguna duda, no dejes a los niños solos; y si lo haces, recuerda verificar todo de vez en cuando.

De: Eileen Ogintz

 

Visita universidades con tus hijos adolescentes

El día estaba perfecto para pasarlo en la playa pero los adolescentes no estaban ni cerca de la arena. Con razón no se veían felices. Tampoco sus padres, ya que entraban y salían penosamente de residencias estudiantiles y aulas sin aire acondicionado.

Algunos han seguido la misma rutina durante varios días en diferentes universidades del área y han visto los mismos rostros en oficinas de inscripción, moteles y hosterías. Todos los campus comenzaban a tener la misma apariencia, independientemente de lo que dijeran los entusiasmados guías turísticos. Los adolescentes comenzaban a irritarse. Los padres deseaban haber llevado zapatos más cómodos.

"Piensen en esto como una experiencia con sus hijos que no se puede tener en ningún otro momento", comenta Judith Brody, decana adjunta de admisiones en Colby College en Maine, quien ha realizado paseos por universidades con sus tres hijos. "Realmente puedes llegar a conocer a tu jovencito en estos viajes ya que no se escaparán a la práctica de fútbol".

Lindo pensamiento pero en realidad, recorrer universidades a menudo significa ir corriendo del paseo a la entrevista, recorrer miles de millas de caminos desconocidos y tratar de encontrar un hotel, un restaurante que esté abierto hasta tarde (tuvimos suerte una vez de conseguir pizza bien tarde en la noche en una ciudad universitaria) y, por supuesto, un campus que se sienta "acogedor".

Luego, los niños y los padres se levantan y hacen todo de nuevo al otro día, intentando recorrer un lugar donde un adolescente podría pasar los próximos cuatro años, sin mencionar el gasto de una alta suma de tu dinero.

Todo esto sin mencionar el difícil asunto de lo competitivo que se han vuelto los procesos de admisión en las universidades, con más estudiantes que solicitan ingresar a más facultades, 15 o 20 en algunos casos. Las familias comienzan el proceso más temprano, los padres adoptan un enfoque más práctico, afirma Vince Cuseo, director de admisiones en Occidental Colleges en Los Ángeles, y admisiones oficiales durante más de dos décadas. Con razón todos estaban tan nerviosos para el momento en que tomaron el paseo por el campus.

A continuación te sugerimos cómo reducir el índice de estrés (al menos un poco):

  • Mira los campus por Internet, luego reduce las opciones.
  • No lleves a los hermanos más pequeños. Se aburrirán.
  • Visita solo uno, como mucho, dos campus por día. No planifiques más de tres o cuatro días de visitas de una sola vez. Todas las universidades comenzarán a verse iguales. Empaca un cuaderno o una laptop para que tu hijo pueda tomar nota de algunas de sus impresiones iniciales después de cada visita.
  • Reserva un poco de tiempo en tu programa para la diversión. Visita un lugar local famoso, refréscate en la piscina del hotel o disfruta de una agradable cena.
  • Evita exasperarte por completo y envía a tus adolescentes en paseos organizados por universidades, como los que realiza el ex director de admisiones de Johns Hopkins University, Bob Rummerfield. Su compañía College Visits, con sede en Charleston, S.C., lleva grupos de adolescentes de grandes universidades a pequeñas facultades, y visitan dos facultades por día para realizar paseos y conversar con los asesores de las admisiones.
  • Busca una hostería local o una posada con alojamiento y desayuno cerca del campus (el sitio web de la universidad o la facultad debería tener recomendaciones) donde puedas recoger mucha información sobre la ciudad, el campus y los jóvenes que asisten a dichas universidades.
  • Lleva a un amigo familiarizado con la universidad para que puedan recorrerla juntos. En tal caso, considera reservar una suite para que todos tengan más espacio para acomodarse y tengan su propio televisor.

Lo más importante es conservar la sonrisa, incluso cuando hayan pasado cuatro horas y su hijo haya decidido que no tiene interés en la facultad. Se divertirán recordando esta experiencia dentro de un año.

De: Eileen Ogintz

Cómo lograr que las reuniones multigeneracionales sean un éxito

Olvídate de cocinar para la familia y de lavar la vajilla. Olvídate de dormir en el sofá cama apelmazado en la sala de estar de tu cuñada. Renuncia a tratar de entretener a un grupo de niños pendencieros, imposibles de complacer.

Existe una manera mejor de reunirse con la familia. Simplemente transforma la reunión en vacaciones genuinas, aunque sea un fin de semana largo en un hotel cercano.

No hablamos de reuniones enormes, sino más bien de un promedio de siete personas que desean pasar tiempo juntos y que no desean hacerse cargo del cuidado del hogar, la comida y el entretenimiento del grupo. En lugar de eso, reúnanse en Orlando, en un crucero, en un centro turístico de esquí (en verano o invierno), en la playa o en tu ciudad favorita. Se trata tanto de compartir la experiencia como del lugar que visitas. A continuación te sugerimos cómo organizar reuniones exitosas:

  • Todos a bordo con la idea, ya sea de celebrar un aniversario especial, un cumpleaños o simplemente las vacaciones.
  • Planifica con meses de anticipación, sino con un año, para que se produzcan la menor cantidad de conflictos posibles con respecto a la escuela, el campamento o los calendarios de trabajo. También obtendrás las mejores ofertas si reservas con anticipación.
  • Designa a un miembro de la familia para que sea el organizador a cargo y se ocupe de las aerolíneas, hoteles, centros turísticos y cruceros. Ellos pueden negociar los descuentos por grupo.
  • Diversión para todos debe ser el lema. Planifica conocer algún lugar que ofrezca actividades para cada miembro del grupo, ya sea que tengan dos, 12 o 82 años de edad. ¡Tampoco esperes que la abuela trabaje de niñera todo el día!
  • Permanece conectado para facilitar la planificación y la comunicación. Intercambiar información por Internet es la manera más rápida y más eficiente de organizar un viaje como este.
  • Una cantidad suficiente de baños es esencial ya que sirve para separarse y hasta escaparse del grupo. No se trata de un viaje para escatimar gastos en espacio, especialmente para el abuelo y la abuela. Asegúrate de que haya suficientes bungalows, habitaciones de hotel o apartamentos de modo que todos estén cómodos.
  • No te olvides de los niños y planifica teniendo en cuenta sus necesidades, ya sea contratar una niñera para que los adultos puedan compartir cierto tiempo juntos, reunirse en un centro turístico con actividades organizadas para niños o elegir un lugar que tenga algún atractivo para los adolescentes.
  • Asegúrate de ser claro con respecto a quién pagará cada cosa. Asegúrate de que el costo sea aceptable para todos. No querrás grandes sopresas al final del viaje ni discusiones por la cuenta de la cena.
  • El compromiso cuenta cuando toda la familia está junta. Quizá prefieres alojarte en un lugar más lujoso. Quizá prefieres acampar. Quizá prefieres recorrer París en vez de tomar un crucero. No se trata de tu viaje soñado. Es una celebración de la familia.

De: Eileen Ogintz

Visitas divertidas a museos

Gracias a Dios por la lluvia. Las tormentas eléctricas son aun mejores. Son la oportunidad perfecta para visitar un museo en vacaciones o estando en casa.

¿Los niños ya comienzan a quejarse con la simple mención de un museo? Escucho eso en mi casa también. No te rindas. Cambiarán de opinión cuando vean cuántas actividades divertidas tienen para ofrecer los museos para los niños y sus padres desde Washington, DC hasta California. A continuación te sugerimos cómo hacer que la visita al museo sea divertida para tu grupo. Con suerte, aprenderán algo en el transcurso.

  • Piensa de manera práctica y compra una membresía familiar para tu museo local o visita gratis alguno de los otros 250 museos de ciencias, arte y para niños. Busca programas especiales para la familia y salas con actividades para niños. Encontrarás estas comodidades hasta en el Smithsonian en Washington.
  • Realiza un recorrido virtual del museo que visitarás para que los niños puedan echar un vistazo a las exposiciones que más desean ver. Navegar el sitio web del museo, a menudo contienen áreas exclusivas para niños, debería estimular su entusiasmo por la visita.
  • Para en la tienda de regalos del museo de arte cuando llegues y compra postales de las esculturas y pinturas "imperdibles". Realiza una búsqueda del tesoro para "encontrar" el arte en el museo.
  • Deja que los niños te guíen y síguelos a la exposiciones y áreas del museo que los entusiasman, ya sean restos fósiles de dinosaurios, arte moderno o momias.
  • No te quedes con las ganas y mira todo, especialmente con los niños más pequeños. No querrán irse del área para niños de todos modos. Recorre una exposición o dos y cuando el interés de los niños disminuya, vete. Aunque haya durado solo una hora.

Siempre habrá otro día lluvioso.

De: Eileen Ogintz

Cómo sobrevivir a las vacaciones con los niños

¡Bah, patrañas! Son vacaciones, debes visitar a parientes y llevas una carga que se siente como toda la guardería en tu bolso de mano. Tu hijo de 6 años empacó cada uno de sus muñecos coleccionables en la mochila, mientras que tu hija adolescente debe haber empacado cada par de zapatos que había en su armario y tú tienes esa persistente sensación de que olvidaste algo importante.

¡Para jugadores exclusivos! Muchos padres primerizos eligen las vacaciones para hacer ese primer viaje con el bebé para visitar a los abuelos. Muchos padres divorciados dejan a sus hijos viajar por su cuenta en avión para las vacaciones. Muchas familias vuelan para compartir las vacaciones con amigos y familiares. ¡Tú puedes hacer lo siguiente!

 

  • Check-in por Internet para ahorrar tiempo, pero de todos modos reserva bastante tiempo extra en el aeropuerto ya que las filas en el control de seguridad pueden ser largas. Mientras más relajado estés, mejor para todos.
  • Deja los zapatos y los cinturones en casa para que sea más fácil atravesar los controles de seguridad con los niños. Deben quitarse los zapatos y los cinturones.
  • Explica a los más pequeños que su mantita o panda de peluche deberá "sacarse una foto" en el escáner.  Tranquilízalos y diles que recuperarán su adorado juguete tan pronto como terminen con los controles de seguridad. Llena las botellas de agua de los niños después de pasar los controles de seguridad.
  • Los bebés felices viajan mejor. Trata de reservar vuelos que no alteren demasiado sus horarios de sueño. Aliméntalos antes de subir al avión. Llévalos directo al avión en su cochecito y luego documéntalo en la puerta. Debería estar esperándote cuando bajes del avión en tu destino. Dales algo para chupar cuando el avión despegue o aterrice. Eso puede ayudar a evitar el dolor de oídos que provoca el cambio de presión del aire.
  • Consigue un asiento para el bebé. Sí, pueden viajar libres sobre tu regazo hasta que cumplen los dos años pero la Administración Federal de Aviación (FAA) recomienda enfáticamente que todos los niños que vuelen, independientemente de su edad, utilicen la sujeción adecuada en base a su tamaño y peso.
  • Solo lleva recipientes con tamaños para viaje :  Leer más sobre los tamaños de recipientes que permite la Administración de Seguridad del Transporte (TSA).
  • Conserva la sonrisa aunque tu vuelo esté atrasado. Enojarte no mejorará la situación. Trae un reproductor de DVD o laptop para que los niños puedan ver una película mientras esperan en la puerta o en el avión. Trae un libro favorito para leer, un mazo de cartas y un lápiz y anotador (¿Alguien quiere jugar al ahorcado?).

Luego de llegar al hogar de tus familiares:

  • Toma a los niños y ofrece llevar a todos los primos al cine, a un patio de recreo o a un museo cercano para sacarlos de la casa, y de encima del cabello de todos.
  • Establece las reglas. Aunque estén en jardín de infancia, pueden ayudar a tender las camas, limpiar la mesa y recoger sus juguetes.

Si tu hijo viaja solo: visita nuestra página para menor de edad viajando solo y recibe información sobre nuestras políticas y procedimientos.

De: Eileen Ogintz

¿Cómo podemos ayudarte? Busca en Servicio al Cliente